SOBRE LÍMITES

Desde que nacemos todos se empeñan en decirnos lo que no podemos hacer. Nuestros padres son los primeros en colocarnos límites. No podemos dormir con una luz encendida. No podemos dejarnos nada en el plato. No podemos acariciar al perro del vecino. No podemos hacer cientos de cosas aunque no comprendamos por qué. Luego, crecemos y se empeñan en convencernos de que no probemos drogas, no cojamos su coche, no volvamos tarde, no traigamos a dormir a ninguna chica o chico a casa.

Los profesores continúan planteándonos límites. No puedes hablar en clase. No puedes salir, no puedes llegar tarde, no puedes sentarte donde quieres, no te copies, no puedes aprobar mi puto examen. Me hace gracia cuando incluso nuestra pareja nos intenta decir cosas que no podemos hacer. No salgas así vestida. No bebas demasiado. No ligues.

DSC_0699

Pero la sociedad en general es todavía peor. Nos dicen que no podemos descuidar nuestro aspecto físico, que no podemos abandonar la universidad o no podemos llegar a ella. Que no podemos conseguir a la chica más atractiva de la discoteca. Que no podemos beber en la calle. No podemos hacer ruido a partir de medianoche, no podemos entrar con zapatillas o si somos menores de veintiún años. No puedes votar aunque te sobre capacidad y te falten años. No puedes pensar diferente. No puedes pegar a un policía aunque él te pegue a ti primero. No puedes hacer el amor en una playa, en un parque o en un probador. No puedes ir cogido de la mano de tu pareja si sois del mismo sexo.

Al final, todas estas ideas se diluyen poco a poco en nuestro subconsciente. Los límites comenzamos a ponérnoslos nosotros. Y esos son los peores. Nos creemos que valemos lo que nos dicen. Que no podemos aspirar a nadie mejor que nuestra pareja. Nos convencemos de que no podemos cambiarnos a nosotros mismos ni nada del entorno que nos rodea. Acabamos pensando que la vida es dura, que tenemos que apretarnos el cinturón y renunciar a todos nuestros sueños. Empezamos a pensar que el amor es complicado. Que no vale con que dos personas se quieran hasta que les duela y punto. Que es mucho más que eso. Mentira, joder. Nos convencen de que hay mil personas que dibujan mejor que nosotros, que escriben infinitamente mejor, que están más capacitadas y que no podremos llegar a su altura. Pues ojalá que no les falte el oxígeno por allí arriba. Porque desde abajo pienso seguir luchando aunque me falte el aire. Me sobran ganas. Me sobran cartas que sacar y ases escondidos en la manga.

bombilla-atardecer1

Estoy convencido de que cada uno de nosotros somos capaces de hacer algo enorme. Todo lo enorme que sea capaz de abarcar nuestra imaginación. Nos enseñan a rendirnos y a cómo tenemos que caer para no hacernos daño. Pero nos dejan que seamos nosotros solos los que aprendamos a levantarnos. Y les sale bien. Cada vez más personas necesitan un psicólogo o medicación para dormir, relajarse, respirar. Y es que nos han atiborrado de límites. Nos drogamos tanto que no somos capaces de ver más allá de donde alcanza la vista. Nos follan tanto la mente que acabamos siendo incapaces de hacer el amor a otra persona. Al final, nos creeremos que no somos ni llegaremos a ser nadie especial. Que no somos capaces de enamorarnos o de ser el centro del universo de otra persona. Al final creeremos que hay tantas cosas que no podemos hacer, que nos olvidaremos de la naturaleza inquebrantable e inconformista que hay dentro de nosotros. Ojalá que, a pesar de todo, nunca nos llenemos de las superficialidades baratas que nos venden las personas que no comprenden esa sensación. Espero que nunca nos vaciemos de ideales o de ilusión. Que sigamos pensando que nuestra vida es tan increíble que es el mejor regalo que podemos hacerle a alguien. Que podría nevar, tronar o producirse un maremoto y seguiremos navegando hacia la mismísima raya del horizonte con un rumbo tan decidido e ineludible como la más arraigada de nuestras ideas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: